media

¿Has jugado bingo o lotería mexicana alguna vez? Seguro has notado que ambos juegos tienen algunas similitudes que los hacen muy interesantes para pasar el tiempo o jugar en línea. Por ello queremos que conozcas un poco más sobre ambos, su historia y cómo con el tiempo se han vuelto en los favoritos de muchas personas alrededor del mundo.

Después de leer nuestra nota, tómate unos minutos para conocer más sobre nuestra variedad de juegos y más, en nuestro sitio.

¿De dónde vienen? 

La Lotería Mexicana llega como herencia de España en 1796 y fue inicialmente impulsada por los italianos. En ese tiempo era un juego muy especial y exclusivo para las clases altas. Tiempo después, unos 15 años, fue usado por los soldados mexicanos como una forma de pasar el tiempo libre, dando inicio a una tradición que se extendería por toda la República acaparando las ferias y reuniones familiares. Así empezaría el uso de esta actividad que lleva más de 200 años siendo el favorito de grandes y chicos.

Ahora es el turno del bingo, se dice que tiene sus raíces con los Romanos, en la antigua Italia. Después se propagó por toda Europa hasta llegar a los Estados Unidos donde, popularmente era llamado el “Beano” y fue descubierto por Edwin Lowe, un vendedor de juguetes, quien cuando estaba de visita por Atlanta, conoció a un grupo de personas que se divertían con este juego, estudio su mecanismo, la emoción que generaba, creó su propio juego y cuando le enseñó a sus amigos a jugarlo, escuchó llamarlo por “Bingo” y se quedó con el nombre.

Mecánica del juego

Ya que conocemos los orígenes de ambos, vemos que llegan por el mismo camino y cómo fueron tropicalizados por cada uno de los países. Digamos en México, la tabla con la que se juega consta de 16 imágenes, se usan objetos pequeños, desde frijoles, monedas u otros para marcar las imágenes que aparece en alguna de las 54 cartas que son cantadas por quien lidera el juego.

¿Quién gana? Esta parte es importante, la primera persona en completar las 16 imágenes de su juego, es el ganador. Deberá anunciarlo con la palabra: ¡Lotería! Esta será la señal de que completó su plantilla.

Mientras el Bingo tradicional, tiene 90 pelotitas con números, cada jugador tiene un cartón donde tacha los números que van saliendo y tiene en su poder. Para poder gritar “Bingo”, los jugadores deberán conseguir los 15 números o si completan una línea, tendrán que gritar línea. Una persona es la encargada de darle la vuelta a la tómbola con los números y cantar el que salga, turno por turno. 

Estas dos formas de jugar y divertirte se parecen en muchos sentidos, pero en el más común es que generan entre los participantes un buen cúmulo de diversión.

Diferencias

En la lotería mexicana destacan los elementos de la cultura nacional mexicana, desde una rosa, un barril, el soldado, la dama, el nopal, el valiente y más.

Y en el bingo, las pelotas que van en la tómbola están numeradas con colores dorados o negros y las plantillas no llevan figuras, sólo números.

Uno se basa en las figuras e imágenes y el otro solamente en los números del 1 al 90.

A lo digital

Gracias a la popularidad del Bingo en todo el mundo, es que las formas de jugar también se han actualizado, ahora y gracias a la tecnología, se puede jugar desde la comodidad de casa y en línea. Aquí no tienes un cartón físico, sino que se genera automáticamente y te deja adquirir varios para más emoción y oportunidades.

¿Te ha llamado la atención jugarlo en línea? Date una vuelta por nuestro Bingo online y conoce todos los divertidos juegos que tenemos.