La Copa América terminó el domingo pasado. Alrededor de ella hubo controversia y sorpresas que dejaron a varios fanáticos del fútbol con la boca abierta, por ejemplo que Argentina no pasara a la final, y con ello las polémicas declaraciones de Messi o también que Perú fuera el equipo que se enfrentara a Brasil en la final. Lo cierto es que este torneo nos dejó un buen sabor de boca y algunos detalles en los que pensar.  

La final de esta copa fue inesperada, para algunos decepcionante, pero no pudo haber sido de otra manera. Brasil es potencia mundial en el fútbol, su legado y poderío es innegable. En un momento del torneo se puso en duda por culpa del VAR, pero en la cancha su juego fue impecable y esto al final lo llevó a ser campeón. 

Las figuras que están en este equipo no le piden nada a sus antecesores, nombres como Dani Alves, Thiago Silva, Gabriel Jesús y Everton se escucharán con más fuerza en el futuro del equipo de Brasil.  

Por otra parte, su rival Perú demostró que puede pelear con gigantes del fútbol, quizá es su ímpetu, tal vez su nuevo entrenador, Ricardo Gareca, o una combinación de ambas lo que hizo que después de 44 años este país jugara en una Copa América; y no solo eso, sino que también llegara a una final. 

Si bien la final no estuvo a su favor, a nadie le quedó duda de la calidad de este equipo. Jugadores como Paolo Guerrero y Jefferson Farfán reafirmaron su estatus como cracks del balón. 

Uruguay y Colombia fueron otros equipos destacados que se pensaba podrían disputar la final o llegar más lejos de lo que lo hicieron, no fue así, sin embargo no defraudaron con su actuación y seguramente veremos más de ellos en la Copa América 2020

Argentina dejó muy en claro que no puede dejar toda la responsabilidad a Messi, quien ha dado todo en la cancha, parece no ser suficiente, ya que al final del día el equipo no solo es él, sino también 11 personas más que tienen que apoyar a un capitán. Quizá el tiempo cumpla el sueño de los argentinos y 2020 sea el año en donde por fin puedan ver a su selección por lo alto.