media

Los equipos mexicanos tiene una historia de claroscuros en esta justa internacional. Ahora los Tigres de la UANL —después de tres intentos por llegar a esta competencia— tienen la oportunidad de probar su valía en un escenario mundial. Sigue leyendo para que analicemos juntos las posibilidades de conjunto regio y aprovechas para darte una vuelta en nuestras apuestas del Mundial de Clubes. ¡Vamos!

Cómo llegaron

El equipo universitario ganó su participación en la Liga de Campeones de la Concacaf al ser campeón del Torneo Clausura 2019 de México. De allí, lograron llegar a octavos de final donde derrotaron con cierta dificultad al Alianza de El Salvador; después, en cuartos de final, golearon con facilidad al New York City. En las semifinales dieron cuenta del Olimpia hondureño por 3 a 0. Y en la final, enfrentaron a un motivadísimo Los Angeles Football Club —quien contaba con un Carlos Vela en estado de gracia después de anotarle sendos goles a León y América para eliminarlos de la competencia— y con un marcador apretado de 2 a 1, derrotaron a los estadounidenses para levantar su primer trofeo como campeones de la Concacaf, el que faltaba en su laureada vitrina. Recordemos que Tigres ya había jugado y perdido tres finales, una frente al América, otra con Pachuca y una con su odiado rival, el Monterrey.

Afortunadamente, los universitarios contarán, para este partido, con su dupla goleadora: André Pierre Gignac y el paraguayo Carlos González, quienes se encuentran recuperados al cien por ciento después de estar lesionados.

Ricardo Ferreti, técnico felino, ha declarado que su equipo llega a este partido con una motivación extra: ser la primera vez que juegan en esta competencia. Además, dijo que la fuerza de tigres radica en el equilibrio entre su juego ofensivo y defensivo y aunque todos consideran al francés Gignac como el referente felino, no le gusta hablar de un jugador sino de un equipo con una mentalidad a prueba de lo que sea.

¿Qué necesitan?

De entrada, ganarle a la escuadra coreana del Ulsan Hunday. Los asiáticos son los campeones de su confederación y, según varios analistas, no serán una presa fácil. Principalmente por el juego compacto que practican desde su salida. Además, defensivamente tienen a cerrar muy bien los espacios del equipo rival y suelen atacar en bloque.

Si los univeritarios ganan, se enfrentarían contra el ganador de la Copa Libertadores, sí, ni más ni menos que el Palmeiras de Brasil quien venció a su compatriota Santos en la final para ser el mandamás en el fútbol sudamericano. La calidad del verdão es indiscutible aunque no contarán con el jugador que les dio el trofeo en la Libertadores: Breno Lopes.

Suponiendo que vencen al equipo aliviverde brasileño —no es imposible— accederán a la final donde se podrían ver con el Bayer Munich o al ganador del otro juego de cuartos de final, el catarí Al Duhail (quien accedió a esta instancia después de que el campeón neozelandés Auckland City FC abandonó la competencia) o el Al-Ahly (o el Nacional). Sobra decir que este equipo egipcio sueña con vencer al Al Duhail para poder enfrentarse al Bayern Munich. Su jugador estrella, Kahraba tiene mucha confianza en llegar a ese ansiado partido frente a los germanos.

Si las condiciones se dan y el equipo regio impone condiciones, lo más probable es que en esa soñada final, se enfrenten contra el mencionado equipo alemán.

El partido se llevará a cabo el 4 de febrero en el estadio Áhmad bin Ali de Catar.

Así el panorama general de la participación de los Tigres en el Mundial de Clubes. Esperamos que el equipo regio tenga una gran participación para que su fútbol sea conocido en todo el mundo.