Todo apostante debe conocer la apuesta simple, también llamada apuesta sencilla. Es el primer tipo de apuestas que conocemos cuando nos adentramos en el mundo de las apuestas deportivas

¿Qué es una apuesta simple?

Consisten simplemente en seleccionar un evento deportivo, elegir una única cuota que nos guste (victoria de X o más de X goles, por ejemplo), decidir qué cantidad ponemos en juego y realizar la apuesta. En caso que se dé el resultado elegido, será una apuesta exitosa, en caso contrario, será una apuesta fallida. Las posibles ganancias se calcularán multiplicando la cuota de nuestro pronóstico por los euros apostados.

Pese a ser apuestas sencillas, no dejan de ser apuestas interesantes tanto para los novatos como para los más expertos. Son apuestas fáciles, seguras y no necesitan mucho tiempo para estudiarlas y realizarlas, ya que dependen de un único resultado.

Este tipo de apuestas se pueden realizar en todo tipo de eventos deportivos y circunstancias, ya sea para pronósticos que solo tengan dos posibles resultados (más o menos de X goles), pronósticos que tengan tres posibles resultados (victoria, empate y derrota) o pronósticos con múltiples resultados (por ejemplo, una carrera de caballos donde apuestas a un ganador entre los ocho participantes).

Ejemplo de apuestas simples

Para comprenderlo mejor, entramos en Betway México y observamos un ejemplo de un par de apuestas simples de un evento deportivo próximo:

Victoria del Barca: -211.

Empate: +350.

Victoria del Barca: +475.

En esta apuesta simple tenemos 3 posibles resultados. Si realizamos una apuesta simple de $200 pesos por la victoria del Barca, aspiraríamos a unas ganancias potenciales de 295 siendo el cálculo (100/211)x200.

Ahora, si realizamos una apuesta simple de $200 pesos por la victoria del Betis, aspiraríamos a unas ganancias potenciales de 1,150 siendo el cálculo (475/100)x200.

Estrategias en la apuesta simple

A la hora de realizar apuestas simples, encontramos estrategias de todo tipo, ya sean para cubrir otra apuesta, para aprovechar las circunstancias sobrevenidas que se puedan dar en un partido, para abarcar el máximo de resultados posibles en un evento deportivo, etc… Pero todas las estrategias tienen en común que se basan en tener la máxima información posible sobre el evento deportivo en cuestión.

Es cierto que las apuestas sencillas suelen ser objeto de apuestas lúdicas o por intuición, como puede ser apostar a favor del equipo al que animamos. Esto se debe a que las apuestas simples no suelen tener demasiado riesgo si no apostamos grandes cantidades. Pero las apuestas lúdicas deben ser una excepción, la estrategia de un buen apostante debe centrarse en la información del evento.

La clave es encontrar las cuotas de valor que no hayan sido capaces de predecir con exactitud las circunstancias del evento deportivo. Algunos ejemplos de cómo usar nuestra información a nuestro favor son:

  • Si conocemos que el pívot rival se ha lesionado antes del partido, podremos apostar por que el pívot de nuestro equipo cogerá más rebotes de lo normal.
  • Si durante un partido de fútbol expulsan al portero rival, apostar por el gol de nuestro equipo antes de que la cuota sea modificada para adaptarse a la nueva realidad del partido.

Otra estrategia muy usada con las apuestas simples es la de cubrir posibles escenarios. Se suelen realizar cuando tenemos cualquier tipo de apuestas realizadas y combinándolas con apuestas simples diferentes abarcamos casi todos los resultados posibles, asegurándonos algún margen de beneficios.

Por ejemplo: apostamos a que el Real Madrid gana al FC Barcelona. Si durante el partido marca el Madrid, la cuota de que el Barça empate o gane será mucho más alta, por lo que se puede aprovechar y apostar por ese empate del FC Barcelona, asegurándonos más resultados posibles.

Con todos estos detalles sobre las apuestas simples, ahora puedes consultar en Betway Sports las cuotas que tenemos disponibles para apostar en los eventos deportivos de actualidad.

 

Más info de apuestas que quizás te interese: